Este riesgo suele ser muy común e auxiliares de clínica, celadores y asimilados, al adoptar posturas forzadas o incorrectas durante espacios de tiempo prolongados (trabajos de odontología, cirugía, realización de curas, administración de medicación, etc.)

También se da en el personal sanitario que trabaja frente a pantallas de ordenador durante gran parte de la jornada laboral, (inclinaciones de cuello al hablar por teléfono mientras se trabaja con el ordenador, inclinaciones de la cabeza, o tronco hacia delante, flexión de la mano, etc.), movimientos repetitivos, (al teclear, grapar, etc.) utilización de equipos no adaptados (ordenadores portátiles, muebles, y aparatos mal diseñados, etc.)

Como consecuencia de ello, se pueden producir lesiones osteoarticulares, lumbalgias, dorsalgias, síndrome del codo de tenis (que afecta a los músculos del antebrazo), síndrome del túnel carpiano (inflamación del nervio mediano de este túnel,
comúnmente conocido como hueco de la mano, que da lugar a una pérdida de sensibilidad en los dedos, hormigueo, etc.), tendinitis de Dequervain (irritación de los tendones de la muñeca que dan movilidad al dedo pulgar), etc.

MEDIDAS PREVENTIVAS

Para evitar posturas forzadas, los puestos de trabajo relacionados con equipos electro-médicos deben estar diseñados ergonómicamente, a fin de que la posición habitual no suponga una sobrecarga de la espalda u otros musculares.

En general el plano de trabajo debe estar situado a la altura de los codos o de los brazos. Para trabajos de precisión se situará algo por encima de los codos y para trabajos que exigen poco esfuerzo se situará algo por debajo de los codos.

Evita posturas de pie estáticas prolongadas apoyando el peso del cuerpo sobre una pierna u otra alternativamente, bien alternando en lo posible las posturas de pie y sentado, etc.

Es conveniente alternar actividades repetitivas (distribución de comidas, hacer las camas, etc.) con otras menos forzadas. Realiza en la medida de lo posible pausas cortas.

Utiliza un tipo de calzado y vestimenta adecuados: ropa de trabajo holgada que permita fácilmente el movimiento y sin dobleces. El calzado debe ser cómodo, antideslizante y con un tacón grueso de unos 5 cm. aproximadamente.

En el trabajo con Pantallas de visualización de datos:

  • Evita los giros e inclinaciones frontales o laterales de tronco. Ten en cuenta el alcance manual de los objetos (teléfono, etc.)
  • La silla debe ser ergonómica: regulable en altura, respaldo recto y con una suave prominencia para dar apoyo a la zona lumbar, asiento giratorio y estable (pie con cinco apoyos) con bordes redondeados para evitar que se compriman los muslos.
  • En cuanto al monitor, la pantalla deberá ser orientable e inclinable, se recomienda que la inclinación sea tal, que el ángulo de la línea de visión comprendido entre la horizontal y la línea de visión no sea superior a 60º. El ángulo de visión óptimo es de 0º (pantalla justo enfrente, a la altura de los ojos).
  • Coloca el teclado directamente enfrente de ti, a una distancia entre 5 y 10 cm del borde de la mesa para no tener que
    girar el cuello y torso, de esta forma, podrás escribir con los hombros relajados y los brazos sueltos a los costados.
  • Coloca el ratón a la derecha o izquierda del teclado y usa todo el brazo y hombro para trasladar el ratón, no simplemente la muñeca.